31 marzo 2011

las mil grullas de papel


Sadako Sasaki (7 de enero de 1943 – 25 de octubre de 1955) fue una joven que vivió cerca del puente Misasa en Hiroshima (Japón). El 6 de agosto de 1945 sólo tenía dos años cuando Estados Unidos hizo estallar dos bombas atómicas sobre la población civil. En el momento de la explosión estaba en su casa, que se encontraba a 1,5 km de la zona cero de la deflagración. Nueve años después, Sadako era una niña fuerte, atlética y con mucha energía. Mientras corría una carrera, empezó a sentirse mal y cayó al suelo. Le fue diagnosticada leucemia, conocida como «enfermedad de la bomba A».

Su mejor amiga, Chizuko Hamamoto, le recordó una vieja tradición sobre alguien que realizó mil grullas en forma de figuras de papel (origami) y gracias a ello los dioses le concedieron un deseo. Con sus propias manos, Chizuko le regaló la primera grulla que realizó en papel dorado y le dijo: «Aquí tienes tu primera grulla». Sadako tenía la esperanza de que los dioses le concedieran el deseo de volver a correr de nuevo. Al poco tiempo de empezar su tarea conoció a un niño que le quedaba muy poco tiempo de vida por la misma causa, la leucemia, le animó a que hiciera lo mismo que ella con las grullas pero el niño respondió: «Sé que moriré esta noche».

para seguir leyendo ir a este enlace:http://marisol-el-corazon-contento.blogspot.com/2011/03/mil-grullas-para-japon.html

5 comentarios:

{ Nina Designs } dijo...

Me encanta la historia de las grullas. Quiero hacer una este finde!

Marisol^ dijo...

Rosa, muchas gracias por interesarte por la historia, y muchas más aún, por colgarla en tu bonito blog; todas las grullas son pocas para ese pueblo tan lastimado.

Muchos besitos!!!

Floreal dijo...

Cuando pasó lo de Fukushima mi hijo de 11 años me recomendó el libro "Sadako y las mil grullas de papel", qué bonito, al terminarlo me preguntó: mamá ¿lloraste?. Es una historia preciosa.
Un besín,
Cristina

Inés dijo...

Mañana voy a hacer grullas con mis alumnos, me encanta esta historia.

Gracias por compartirla.

Un saludo

Mariaje dijo...

me gusta la historia, gracias
un besote